Reduce tu huella2018-11-27T17:32:16+01:00

Reduce tu huella

En el hogar

  • Revisa las instalaciones

    Revisiones periódicas tanto de gas, eléctricas o de agua. Un buen mantenimiento es necesario tanto por motivos de seguridad como para evitar gastos excesivos y ahorro de energía. Repara las fugas lo antes posible.

  • No abuses de calefacción y el aire acondicionado

    La temperatura ideal está en torno a los 20ºC. Por cada grado de más, el gasto se incrementa entre un 5% y un 10%. Piénsalo.

  • Cierra el grifo

    Cierra el grifo del agua cuando no la estés utilizando, por ejemplo, cuando te estás lavando los dientes, afeitando o enjabonando el cuerpo. Toma baños cortos, riega tus plantas de noche, utiliza la lavadora sólo cuando esté llena la carga… En un solo minuto se desperdician unos 10 litros de agua !, y no olvidemos que ni siquiera un 3% del agua del planeta es dulce

  • “Vampiros de Energía” los electrodomésticos que no utilizas

    Es muy común ver los cargadores conectados a la corriente sin un aparato electrónico conectado, móviles, ordenadores, televisores, microondas….., recuerda que cuando un cargador está conectado a la corriente aún sin proporcionar corriente a algún aparato, éste está consumiendo energía.
    Utiliza regletas multi-enchufe con interruptor y será más cómodo..

  • Productos de temporada.

    Los productos de temporada son más económicos (hasta un 15%) y conservan sus propiedades nutritivas. Ahorran en transporte y manipulación.

  • Consume productos locales

    Al consumir productos locales se evitan traslados de grandes de mercancías y disminuyendo así la huella de carbono. Además se genera un comercio justo y se mantienen activas las tierras agrícolas de nuestra localidad.

  • Utiliza fuentes de energía renovables

    Son instalaciones cada vez más accesibles, tanto para viviendas individuales como para comunidades debido a su oferta en el mercado. Considera reducir tu gasto de energía en porcentajes casi totales ayudando al planeta. El sol es la mayor fuente de energía renovable, además, es gratis.

  • Utiliza bolsas de tela cuando vayas al supermercado

    Las bolsas de plástico tardan alrededor de 150 años en degradarse. Todos sabemos que uno de los mayores enemigos del planeta y los ecosistemas son los desechos plásticos. Para el súper puedes utilizar una mochila o bolsas de tela que además de ser reutilizables, son más resistentes y bonitas.

  • Botellas de plástico NO

    En lugar de comprar botellas de plástico, utiliza termos o botellas de vidrio que puedas lavar y reutilizar miles de veces, ayudando así al planeta.

  • Apagar la luz

    La iluminación artificial puede llegar a suponer el 50% del consumo eléctrico de una casa. Si no estás en una habitación ¿por qué dejas la luz encendida? Apágala siempre que no la estés utilizando.

  • El frigorífico siempre limpio

    El frigorífico o congelador también utiliza energía para enfriar y congelar las cosas que NO necesitas. Si tienes dentro envases viejos, bolsas, botellas vacías, escarcha acumulada,…en definitiva objetos innecesarios que tu frigorífico mantiene fríos a base de más consumo de energía, límpialo periódicamente y comprueba como baja el consumo de energía del aparato.

  • Opta por plantas endémicas

    Las plantas propias de la localidad no requieren mayor uso de agua ni de transporte. Además sus beneficios son mayores al absorber el CO2 del aire.

  • Agua fría en vez de caliente

    El agua caliente supone un 25% del consumo energético total de una vivienda normal. Modera su consumo.

  • Utiliza menos la secadora de ropa

    Los tendederos y los rack de secado son una opción amigable con el planeta. Las secadoras de ropa producen una gran cantidad de CO2, al no utilizarlas bajas tu consumo de electricidad (y la cuenta), dejas de producir dióxido de carbono y, además, tienes como aliado al mejor quitamanchas que existe: el sol.

  • Reduce el consumo de carnes

    El proceso para llevarlos a tu mesa consume una gran cantidad de energía.

  • Ten en cuenta programas locales de reciclaje y desecho en tu ciudad

    En la CDMX, existen programas ecológicos que se han creado para desechar responsablemente los aparatos eléctricos y electrónicos, las baterías o desperdicios de materiales tóxicos. Algunos de estos son el Mercado del Trueque, el Reciclatrón, Ponte Pilas con tu Ciudad y muchos más.

  • Bombillas eficientes

    Si aun no lo has hecho, renueva las bombillas por unas eficientes de bajo consumo. Ahorrarás energía y dinero.

En el coche

  • No olvides la bicicleta, el transporte público o los patines

    Si puedes usar la bici, los patines… o el transporte público no lo dudes. Es buenísimo para tu salud física y mental, es bueno para tu economía, para la economía de tu ciudad y por supuesto, para nuestro planeta. Reconoce que muchos trayectos diarios, no justifican el uso del coche.

  • Comparte coche

    Siempre que puedas comparte, como conductor o como acompañante. Además existen muchas apps que te facilitarán dónde contactar con más gente comprometida. Y por supuesto lo notarás en tu bolsillo.

  • Conduce bien

    Tu manera de conducir además de a tu bolsillo afecta al planeta si no lo haces con cabeza. No des acelerones innecesarios casi siempre, modera la velocidad y mantenla constante. Frenar anticipadamente te ayudará a ahorrar hasta una tonelada de dióxido de carbono en un año e intenta cambiar a vehículos híbridos o eléctricos.

  • Alquilar coche

    Si como lo oyes, se extiende por Europa esta opción. Usa el transporte sostenible y público, y alquilas coche cuando sea imprescindible. El ahorro es considerable

  • Controla la temperatura

    Ni mucho frío ni mucho calor. En verano puedes ir a 23-24ºC y en invierno ir un poco más abrigados.

  • Apagar el motor

    Si estás parado más de dos minutos apaga el motor. El motor encendido y parado consume hasta 0,7 litros/hora !!!.

  • Mantenimiento periódico

    Un mantenimiento regular, además de garantizarte más seguridad, y ahorro, emitirá muchos menos gases de efecto invernadero.

  • Y como siempre recuerda “las tres R”

    Los tres principios: Reduce, Reutiliza y Recicla. Ten siempre presente antes de adquirir cualquier objeto o bien que este podría permanecer contigo sólo unos minutos y pero en el planeta cientos o miles de años.

En la compra

  • Los productos ecológicos son más frescos

    Al estar en su estado natural, sin procesos ni sustancias químicas, presentan un estado mucho más fresco y apetecible.Son respetuosos con el medio ambiente.
    Se cuidan más los terrenos de cultivo y no se emite ningún tipo de gas contaminante.

  • Consume productos locales

    Al consumir productos locales se evitan traslados de grandes de mercancías disminuyendo así la huella de carbono. Ademá,s se genera un comercio justo y se mantienen activas las tierras agrícolas de nuestra localidad.

  • Comprar en tiendas locales

    Los puntos de venta grandes, como son los supermercados, tienden a inflar los precios de los alimentos, entre ellos, los ecológicos.

  • Piensa antes de comprar

    Para conseguir ahorrar es necesario organizar y gestionar nuestra despensa, nevera y congelador teniendo claro qué productos ecológicos necesitamos.
    Comprar los ingredientes directamente
    Debemos optar por cocinar nosotros las comidas desde cero.

  • Utiliza bolsas de tela cuando vayas al supermercado

    Las bolsas de plástico tardan alrededor de 150 años en degradarse. Todos sabemos que uno de los mayores enemigos del planeta y los ecosistemas son los desechos plásticos. Para el súper puedes utilizar una mochila o bolsas de tela que, además de ser reutilizables, son más resistentes y bonitas.

  • Reduce la ingesta de carnes

    Las heces y gases de las vacas y otros animales considerados carne roja, liberan más gases (metano).Si decides comer carne de res, lo mejor para ti y el planeta es que el animal haya sido alimentado por hierbas de pastoreo, pues de esta manera se producen menos emisiones, lo cual, es mejor tanto para el animal como para ti como consumidor.

  • Productos de temporada

    Los productos de temporada son más económicos (hasta un 15%) y conservan sus propiedades nutritivas. Ahorran en transporte y manipulación.

  • Y como siempre recuerda “las tres R”

    Los tres principios: Reduce, Reutiliza y Recicla. Ten siempre presente antes de adquirir cualquier objeto o bien que este podría permanecer contigo sólo unos minutos y pero en el planeta cientos o miles de años.

En la oficina

  • Utilizar el transporte público

    Además de contaminar menos, es más barato y, muchas veces, más rápido.

  • Conocer la huella de carbono de tu oficina

    Una página especializada en productos de oficina ecológicos, ofrece un calculador gratuito de la huella de carbono para descubrir qué impacto generan los empleados de la oficina y tomar medidas al respecto.

  • Calefacción y aire acondicionado

    Intenta encender y apagar los equipos solo una vez al día, y, si es posible, media hora antes de que comience o termine la actividad. En total, puedes ahorrar un 5% al año sin sacrificar el confort.

  • Utilizar materiales con certificado ecológico

    A la hora de comprar papel, material de oficina, muebles, etc., conviene fijarse si llevan ecoetiquetas. Por ejemplo, el certificado del Consejo de Administración Forestal (FSC en sus siglas en inglés).

  • Iluminación eficiente

    Si aun no lo has hecho, renueva las bombillas por unas eficientes de bajo consumo. Ahorrarás energía y dinero. Si cambias los fluorescentes por LEDs puede suponer hasta un 35% de reducción del consumo energético.

  • Apagar la luz

    La iluminación artificial puede llegar a suponer el 50% del consumo eléctrico de una casa. Si no estás en un despacho ¿por qué dejas la luz encendida? Apágala siempre que no la estés utilizando. Otra recurso puede ser instalar sensores de movimiento para el encendido y apagado de las luces y esto supondrá un ahorro considerable.

  • “Vampiros de Energía” los electrodomésticos que no utilizas

    Es muy común ver los cargadores conectados a la corriente sin un aparato electrónico conectado, móviles, ordenadores, televisores, impresoras….., recuerda que cuando un cargador está conectado a la corriente aún sin proporcionar corriente a algún aparato, éste está consumiendo energía.
    Utiliza regletas multi-enchufe con interruptor y será más cómodo. Apaga también la pantalla del ordenador, no solo la torre.

  • No imprimir todo

    Evitar imprimir documentos innecesarios o aquellos que tienen mucho espacios libres.

  • Aprovecha la luz natural

    Si tienes luz natural aprovéchala orientando las mesas de trabajo donde haya más luz natural y evita el uso de luz artificial.

  • Responsable energético

    Todos deberíamos ser conscientes y participar de manera activa en la puesta en marcha de estas medidas, pero es importante que exista una persona que no sólo se asegure que todos los equipos, luces y aparatos están apagados, sino también que recuerde estos sencillos consejos para conseguir ahorrar energía y ser más eficientes.

  • Recuerda las tres R´s

    Los tres principios de todo : Reduce, Reutiliza y Recicla.
    Ten presentes estos preceptos antes de adquirir algún objeto que podría permanecer contigo sólo unos minutos y en el planeta cientos o miles de años.